¡25 Aniversario!

Este no era mi plan, pero bien se dice que la vida es lo que pasa mientras hacemos planes.

Igualmente es motivo de alegría y celebración y quiero compartirlo con todos vosotros, que lo hacéis posible: nuestros grandes clientes, mi familia (que siempre llevan la parte fea), Berta y su gran trabajo a mi lado cada día, todas las personas que en algún momento han participado de este pequeño proyecto, y las que por uno y otro lado (proveedores, formación, gestión, marketing) están apoyando para que siga adelante.

Rosana Calvo

¡VEINTICINCO AÑOS! Pasan rápido -volando- y más cuando miras atrás desde este paro (¿parón?) obligado. Inevitable volver a los primeros días, a la etapa de comenzar a llevar todo aquello (que era una locura), de la que salían aciertos y desaciertos a partes iguales… pero ahí estábamos y ahí seguimos, sin abandonar ni un día. Imprescindibles mis mayores, todos mis mayores (confinados y encerrados) pero mis padres -¡que grandes! son los míos y que voy a decir yo- cada uno a su manera, sin quejarse, con mucho sacrificio y paciencia infinita, empujando, dirigiéndome, peleando para hacer de una jovencita de 19 añitos, inexperta, muy inexperta y la madurita (también inexperta) hoy celebra estas “BODAS DE PLATA” profesionales.

Hoy les hago este homenaje; aunque no tienen red social, seguro que lo leerán. Pienso que muchos de vosotros sentiréis lo mismo que yo: que a esta generación, a la que un “microbio” hoy priva de su derecho a disfrutar, les debemos todo y son nuestros imprescindibles. Estos días el homenaje  sale de una forma natural, y se merecen que se lo digamos; y estaréis conmigo en que merecen más aplausos que nadie. Trabajadores incansables, humildes, valientes, y que con menos recursos hicieron tanto.

Yo les debo que me enseñasen a conducir en curvas, -sí, en curvas… (y lo que me gustan)- y sin dirección asistida. Las autopistas no eran lo nuestro, y les doy las gracias porque ahora tendré que volver a agarrar fuerte el volante y con un par hasta arriba, sin mirar el barranco. ¡A la carretera!

VEINTICINCO AÑOS de miles de historias compartidas, de muchas risas y carcajadas junto a nuestros clientes, de muchas horas de trabajo sin pestañear, de días mejores y de otros peores; así es el día a día de un negocio pequeñito: temporadas, meses, años, muchas rosas y algunas con sus espinas.

Salon Rosana Calvo
Nuevo Salón Rc 3

¡Vamos a volver! Volveremos a ese nuevo espacio que da garantías y medidas de protección, porque así lo pensamos (gran acierto) al que se añadirán todas y cada una de las medidas que impongan desde el Ministerio de Sanidad que aportarán ese plus de seguridad en vuestra experiencia. Y esperemos que pronto con la tranquilidad de poder demostrar la afectividad que nos caracteriza. Sin un abrazo o un beso no lo concibo, es menos mío y ahora lo necesito más que nunca. Pero volvemos a lo nuestro: cafecito, bombón de chocolate y ¡a ponernos guapos!

Una vez más, nuestros clientes han demostrado en días difíciles, un cariño y confianza que anima y es de agradecer. Así que vamos a volver con ganas de verdad a daros mimos y belleza, que es lo nuestro, esperando una celebración, quizá en el 2020+1. Yo por organizar fiesta que no quede.

Mientras ese día llega, sigo atendiendo online vuestra demanda de información y pedidos, oncológicas y consultas. Pero me quedo en casa por responsabilidad, y, por qué no, saboreando el placer de comer en familia, disfrutar de mis chicos, leer, dibujar, cocinar, etc… priorizando la salud y deseando un escenario sanitario mejor día a día. Que sea muy pronto.

Os dedico un brindis con el deseo de que estéis bien y nos veamos pronto.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Your comment:

Your name: